Visita a Santa Bárbara Patrona de los Pirotécnicos

Iglesia San Juan del Hospital

En el  centro histórico de Valencia se encuentra la Iglesia de San Juan del  Hospital,  la  más antigua  de Valencia  tras la  Reconquista.  Fue fundada  en el  siglo XIII (1238) por los  caballeros de la Soberana Orden de San Juan de Jerusalén cuando el Rey Jaime I el Conquistador toma Valencia. El templo es de nave única y en su interior destaca la capilla de Santa Bárbara, levantada en 1865 y la primera erigida en Europa occidental  dedicada  a la  patrona de los  pirotécnicos.  Posteriormente se le  dedicaría  la  nueva construcción  barroca,  con sus símbolos,  la imagen de la Santa y una reliquia peculiar.

 

Santa Bárbara, Patrona de los Pirotécnicos

Una ofrenda  a la  Patrona de los  pirotécnicos será el punto de partida de la primera despertà de las Fallas del 2020. Carla García y Consuelo Llobell, acompañadas de sus Cortes de Honor, acudirán a la Iglesia de San Juan del Hospital el domingo 1 de marzo a las siete de la mañana.

Cuenta la tradición que Santa Bárbara, nacida a mediados del siglo III en Nicomedia  (población  de la  actual  Turquía),  fue  encerrada en una torre por su padre Dioscóreo, celoso de su belleza. Orígenes, filósofo cristiano que estaba junto a ella para atenderla, la bautizó haciendo manar agua de una piedra de la habitación en la que estaba recluida. Cuando  Bárbara  le  contó a su padre  que  se había  convertido  al cristianismo,  éste ordenó que se le diera martirio. Él mismo ejerció de verdugo y  la  decapitó  el  cuatro de diciembre. En ese momento, se desencadenó una tormenta, y un rayo lo mató.

El  culto  a Santa Bárbara fue  introducido  en la  Europa Occidental  a través de la ciudad de Valencia gracias a Doña Constanza de Hohenstaufen, hija del Emperador Federico II, que la había casado con el   Emperador  Juan   III   de  Nicea,   (actualmente   Turquía).   Doña Constanza emigró a Valencia en 1269, y se trajo dos reliquias de Santa Bárbara: un trozo de la piedra donde, según la tradición, manó el agua para su bautismo,  un segmento de la columna donde la Santa fue azotada y un relicario con un hueso de su brazo. En el año 1307 mandó ser enterrada en la  Iglesia  de San Juan del  Hospital,  donando las reliquias de la Santa, patrona de los pirotécnicos, a esta ciudad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *