El folclore valenciano en todas sus formas

BAILEEl ser humano, según Maragall, “Sintió agitarse dentro de sí todo el misterio de la vida y no pudiendo contenerlo inmóvil (porque la vida es movimiento), quiso representarlo, humanizarlo, haciendo arte, e instintivamente alzó la cabeza, abrió los brazos, movió los pies y todo el cuerpo al compás del ritmo sentido dentro de sí, danzó y cantó en palabras la alegría de aquella revelación primera y fue entonces la música y la primera poesía, la primera estatua y pintura el nacimiento de toda una forma artística”.

Tanto las danzas como los bailes (términos que no deben confundirse), tiene su origen en el pueblo llano, unos y otros son manifestaciones del sentimiento colectivo; pero antes de entrar a describir cada una de las danzas debemos hacer mención de las corrientes migratorias, económicas, culturales, etc… que antiguamente ya existían.

Para poder conocer mejor las evoluciones, transformaciones y adaptaciones de cada uno de los ritmos que van naciendo y cruzando la Comunidad Valenciana hasta llegar a la huerta produciéndose intercambios humanos muy largos, en donde se creaban lazos de unión y amistad, haciendo que se bailaran las diferentes formas musicales de cada comarca o región, transmitiéndolo así las nuevas tendencias que cada pueblo adoptó.

SEGUIDILLES

Al final siglo XVII, principios del XVIII, nos llegan del centro de la península, una nueva tendencia musical, con ritmo exageradamente rápido, contrastado con el decadente de las xáqueras.

Dentro de las seguidillas vamos a encontrarnos formas muy diferenciadas dependiendo de las diferentes comarcas de la Comunidad Valenciana pero unas de las más importantes son las “Seguidilles de Carlet”.

En Carlet las seguidilles son de una peculiaridad y una personalidad bien estimadas, allí se conocen también como “Les seguidilles del Pomell”, adquieren ese nombre porque se bailaba el día de la fiesta de los patrones de la localidad “Sant Bernat i les Germanetes” y ala pareja que mejor bailaba las seguidillas se le daba un premio “un ramo de flores” de ahí que reciban este nombre tan peculiar.

98221

FANDANGOS

Nacido en Andalucía, pronto llegará la revolucionaria tendencia del fandango y sus variaciones: Malagueñas, Granadinas, parrandes, afandangades, etc…

Esta tendencia musical, se diferencia de las seguidilles en que se interpreta toda de una pieza y que da más libertad para el movimiento, el lucimiento, etc…dando la oportunidad para poder expresar en movimientos la gracia de cada uno de sus bailadores, ( es así donde los valencianos pueden demostrar su carácter barroco).

Los fandangos son la consecuencia de esas corrientes migratorias y por eso podemos comprobar que existen grandes diferencias entre los fandangos del interior que nos evocan a Andalucía o Castilla, mientras que cuanto más nos acercamos al mar, tendrán un carácter más barroco, elegante y vistoso motivado por la incorporación del Bolero.

En el fandango d´atres (Xàtiva), nos encontramos con la peculiaridad de que el bailador da juego en el baile a dos bailadoras.

Los Fandangos de Cortes de Pallá, de cofrentes y de Ayora, se cantan en castellano porque su lengua, cultura y folklore son castellanos.

98220

BOLEROS

La aparición del bolero, supuso una gran revolución en el mundo musical, y en especial en la parte popular y folclórica, ya que significó el comienzo de la codificación en las danzas y bailes populares dentro de una lógica de movimientos académicos en contraposición de la total anarquía y complicidad de las danzas existentes.

Su origen sigue siendo inconcreto, pero no cabe duda que maestros traídos expresamente de París y Madrid, crearon una escuela en Xàtiva y Alcira respectivamente y que fue creado con el único ánimo del divertimento de las altas clases sociales en una imitación a la corte, para el lucimiento personal delante de sus amistades.

El Bolero es de carácter noble y majestuoso, como hemos indicado pues hace pensar en un baile cortesano y propio de gentes refinadas.

La indumentaria con que siempre se ha bailado estos bailes de salón es la mejor y más cuidadosa del siglo XVIII, y cuando se populariza el Bolero, adquiere en alguno de ellos un aire más vivo y más festivo, como el caso de los boleros de Albal, Carlet, Tabernes.

JOTAS

La jota como tal, es uno de los ritmos más extendidos y populares de nuestras comarcas valencianas y de las que han llegado a nuestros días.

Su ritmo es ternario (o sea de tres tiempos), en algunas de ellas, más lento como es el ritmo de las jotas valencianas.

98222

El profesor Climent Barberá nos lo define de la siguiente manera: “ El origen de la jota es muy incierto y son muchas las hipótesis formuladas al respecto. Hay coplas; dice que le hacen derivar de muy distintos lugares y no faltan las que radican Valencia.

Otros autores estudiosos del tema y a ellos se añade también el se añade también D. José Ruíz de Lihorg, Barón de Alcahalí, nos indican que la jota nace en tierras valencianas.

La Jota redona, variante de l´ú i el dotze, al ajustarla al baile, adquiere un ritmo muy vivo y alegre. Es nombrada así por la disposición de las parejas en dos circuitos, las chicas en el de fuera y los chicos en el de dentro. Tiene las pasadas propias de las danzas del pueblo de Carlet, de donde fue recogida.

Bailes populares en la huerta

La Jota de Banyeres pertenece a Alicante y desde allí nos cuentan que era la tradición y sigue siendo en el termino de ella, la visita de la Virgen a las masías o casas de campo, la imagen conocida por el nombre de la “Pastora”. Ello daba lugar a que los masoveros ( el que vive en las masías ) más cercanas, se reunieran en la casa visitada, para ofrecer sus plegarias a la “Señora”.

La reunión daba lugar a que el dueño de la casa o masía ofreciese a sus invitados un pequeño refrigerio compuesto por “vino, altramuces y torrat”. Así la animación empezaba a crecer y comenzaran a bailar esta alegre Jota.

CANT D’ESTIL

98405El Cant d’estil hoy tiene tres formas fundamentales, la de “l’u”, la de “l’u i el dos” y la de “l’u i el dotze”. Una forma de cant d’estil es la ‘Riberenca’.

Lo más interesante que podemos decir de estas formas de ‘Cant”, es que la gente de L’horta del Camp del Túria y de otras comarcas que han oído cantar así toda la vida, experimentan una gran emoción cada vez que la garganta de un cantador lanza al aire la primera frase.

Se dispara la rondalla, comienza viento a introducir la melodía que anuncia que ‘Estil’ va a cantarse; inmediatamente las cuerdas se adhieren para acompañar rítmicamente al viento.Mientras tanto, el cantador pone atención al ‘versador’, que va recitándole al oído las frases que habrá de cantar a continuación. El viento deja paso al cantador que entra vigorosamente con una fuerza que electriza al público.

El texto que se canta ha de ser improvisado en el momento y para la ocasión, tal es el papel del versador, y no solo el texto es improvisado sino que las variaciones melódicas dentro del tono también son creadas en el momento por el cantador.

Sin ninguna duda, el Cant d’estil, es una de las joyas más valiosas que en el ámbito musical ha tenido y tiene la Comunidad Valenciana.

LES ALBAES

172104Varios títulos hubieran podido campear al frente del presente capítulo. Uno de ellos es el de alboradas, puesto que estamos escribiendo en lengua castellana.

Otro hubiera podido ser el de albadas, puesto que es el que más se usa por la gente del pueblo cuando designa la música y coplas que al aire libre y al amanecer ( que es lo ortodoxo ), se ejecutan para festejar a una persona, especialmente femenina y soltera.

El admirado compositor Salvador Giner tituló “Una nit d´albaes”, a una de sus más apreciados poemas sinfónicos que por otra parte ha calado profundamente en el alma de todos los valencianos.

Hace ya más de un siglo, un escritor explicó de esta manera lo que son les albaes:

“Cuando la noche ha mediado su carrera y todo el pueblo se ha retirado a descansar deseando que llegue el día para continuar la fiesta, aquellos solteros a quienes el pérfido cupido ha herido con sus invisibles flechas, pretende dar un desahogo a sus eróticas pasiones, manifestando el amor que tiene a sus sílfides, con una serenata que llaman ‘albaes’.

LA XÀQUERA

DOS-CHICASVicente Boix nos describe la xáquera, como un baile antiquísimo, acompañado de tabal i dolçaina, elegante, grave, silenciosos, de poco movimiento y con la circunstancia notable de que la pareja que formaba “El cap de la dançá”, debía de estar formada por una mujer casada, y no podía hablar ni reir delante de su acompañante, ni estaba bien visto que las jóvenes pusieran su mirada en el hombre.

Estas fiestas solían organizarse en la “Plaza Mayor”, delante de la Iglesia y presididas por el cura y el alcalde.

También daremos al versión que nos ofrece el Barón de Alcahalí al estudiar la “Xáquera vella”:

“Es tal la danza de una corte tan sombrío y elegante que en nada difiere de las celebraciones pavanas que se celebraban en la corte de Luis XIV y Luis XV en Francia”

Seguidamente el Barón, le daba una significación nupcial. Una condición indispensable era que figuraran como “Cap de Dançá los novios y como segunda pareja el padrino y la madrina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *